R and A
Pin It

Tal como se afirmaba en la primera publicación sobre este tema, cualquier disciplina deportiva es capaz de transmitir valores a todos aquellos que la practican, valores morales que contribuyen a la formación de los deportistas pero que también sirven de base para formar a personas.

Es justo aquí donde reside la importancia de los valores en el deporte y, especialmente en el golf como parte de una misión formativa en la que varios de los padres de familia de nuestros más pequeños jugadores han encontrado la mejor manera de transmitir dichos conceptos. Monitores, entrenadores, ‘coaches’, psicólogos y padres son también transmisores de estos valores, los encargados de destacar su importancia en todo momento.

El golf es una valiosísima escuela para la vida, para la sociedad, una verdadera educación para la ciudadanía: enseña desde a saludar hasta ser paciente. Enseña a cumplir normas, reglas de etiqueta y seguir un orden, a ser puntual, a estar quieto y guardar silencio cuando corresponde.

Enseña a ser recto y justo, a autorregularse y ser honrado con los rivales y con uno mismo y, por supuesto, a llevar las cuentas. Enseña a asumir responsabilidades y a afrontar la adversidad con serenidad: El golf te enfrenta continua e individualmente a situaciones de máxima presión y no se puede esconder, delegar ni echar o repartir la culpa entre otros… si todo eso no es educativo…

El golf hasta enseña a vestir correctamente, a saber que para cada lugar y ocasión hay una vestimenta y actitud adecuada. Este mismo reglamento habla de los valores sociales del respeto, la honestidad, perseverancia, compromiso, cooperación y ejemplaridad.

Empezar a practicar este juego en una etapa de pleno desarrollo permite que los niños asimilen con naturalidad movimientos y ajustes con los que irán aprendiendo la técnica y sobre todo, desarrollando habilidades psicomotrices que le ayudarán en otras actividades deportivas. Es aconsejable que cuenten con un entrenador especializado en niños.

Los niños aprenden de manera diferente a los adultos, suelen ser más hábiles y necesitan divertirse y progresar en el juego. Un profesor de golf debe conocer muy bien la técnica y las normas de este deporte, tener capacidad de liderazgo, una formación específica y ser paciente y constante.

Los buenos instructores enseñan al niño a disfrutar de este deporte. Las enseñanzas del golf son muchas y complementarias, por ejemplo, según van mejorando en la técnica tienen más opciones en el juego, aprenden a tomar decisiones y desarrollan su imaginación.

Nuestro golf es un deporte estratégico y socializador con el que los niños aprenden a comportarse en el campo a la vez que desarrollan una competencia positiva, en la que es importante el afán de superación personal.

Al ser un deporte que mejora el desarrollo neuronal y físico de los más pequeños, un juego que aporta valores, conocimientos y habilidades, y un ejercicio que se practica al aire libre, es recomendable a cualquier edad y perfecto para disfrutar en familia.

Con información autoría de Mauricio Ruescas, profesional de la academia Making Golf Academy - Señorío de Illescas.

Pin It
Dirección: Cra. 7 # 72 - 64 Int.26. Bogotá-Colombia | Tel: (571) 310 7664
Contacto Prensa y Página Web:prensagolf@federacioncolombianadegolf.com | Contacto Fedegolf: fedegolf@federacioncolombianadegolf.com